En México, en los últimos cuatro años se han aplicado más de un millón 272 mil pruebas de Evaluación del Desarrollo Infantil, denominada EDI, para detectar a tiempo problemas de neurodesarrollo en menores de cinco años

Así lo dijo, Daniel Aceves, director general de Prospera en la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, durante el Simposio Internacional La Contribución de los Programas de Transferencias Condicionadas, patrocinado por el Banco Mundial

Reiteró que la Prueba EDI permite a los padres de familia, identificar señales de alarma y los primeros mil días de vida de los infantes son fundamentales para su desarrollo físico y mental, pues en caso de no ser atendidos oportunamente su proyecto de vida podría ser truncado, afectando también a la familia.