Para garantiza un espesor pequeño del seno y obtener imágenes adecuadas en la identificación de tumores, la norma oficial estipula que la compresión del seno en una mastografía debe ser entre once y 20 kilos

“La compresion la medimos en kilos, lo que está normado es mínimo once kilos de compresión, máximo 20, eso es de norma, tiene 5 motivos bien importantes para qué se comprime, uno es que la paciente no se mueva, dos, como tienes tejidos de la propia mama, lo que quieres es que no se superpongan, quieres expandir esos tejidos, de tal forma que uno quede diferente de otro y cuando veas la proyección no simule una lesión que no existe”

Así lo dijo, Héctor Galván, maestro en ciencias, fisico médico del Departamento de Imagen del Instituto Nacional de Cancerología