La Comisión Nacional de los Derechos Humanos asegura que el salario mínimo es un tema de derechos humanos, toda vez que un monto que no garantice la cobertura de los satisfactores más elementales para vivir dignamente impide la realización de diversos derechos básicos.

El organismo nacional emitió el documento “Salario mínimo y derechos humanos”, que integra consideraciones que buscan incidir en la calidad de vida de los trabajadores de menores ingresos, en el que señala que el Estado debe realizar las acciones necesarias para que, en la fijación del salario mínimo, sectores como el empresarial o el sindical, otorguen la debida prioridad a la salvaguarda de la dignidad humana.

La CNDH alerta sobre la necesidad de que la política de recuperación del poder adquisitivo de los salarios mínimos generales y profesionales, sea un elemento que asegure que el monto del salario, aunado a las medidas de protección social, sea adecuado.