El robo de energía mediante los conocidos “diablitos” genera pérdidas a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por 42 mil millones de pesos al año, sobre todo, en los estados de Tabasco, Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey. De ahí, que el sector eléctrico genere alternativas tecnológicas para ayudar a la paraestatal a cumplir con su meta de reducir en un uno por ciento anual el robo de energía eléctrica.

Gabriel Hernández, director general de Sigtronic, detalló que “en realidad es que CFE ha venido trabajando mucho en proyectos que tiene que ver con eso, desde cambiar las líneas que tienen, antes eran líneas desnudas y ahora tienen líneas aisladas para que la gente pueda simplemente poner una cuchara doblada o poner un gancho colgarse y robarse la energía hasta colocar equipos como los que nosotros vendemos que son una barrera física para evitar que la gente pueda conectarse y poner diablitos hasta los medidores inteligentes”.

Al participar en el anunció de la Expo Hidráulica y Ferretera Internacional, que se realizará del 14 al 16 de junio, en el Centro Banamex.