Aunque no agradó a concesionarios el anunció de retirar paulatinamente los microbuses de la ciudad al prohibir la renovación de este tipo de permisos, el Gobierno de la Ciudad de México considera que éstos podrían tener beneficios en las tarifas y acceso a esquemas de financiamiento.

“Pues yo creo que si tienes un mejor vehículo, puedes tener una mejor tarifa… además te quiero decir que hay una gran participación del sistema financiero privado, es decir, de la banca, en donde quieren participar, ellos están dispuestos a participar, a financiar, a participar”.

Este jueves en entrevista, el Jefe de Gobierno, Miguel Mancera, aseguró que muchas concesiones ya están vencidas por lo que tendrán que ser renovadas por transporte sustentable y se trabajará con diferentes compañías para que el tamaño de los nuevos buses se adapten en algunos casos, a las zonas de difícil acceso que tengan que recorrer.

El mandatario capitalino señaló también que se buscará blindar la Ley de Movilidad para impedir que en administraciones futuras se trate de regresar a este esquema viejo de transporte público.

También informó que se está en pláticas con autoridades metropolitanas para que de forma coordinada se ponga fin también a los denominados “chimecos” que llegan a la ciudad de entidades como el Estado de México.