El uso de remedios caseros, como frotamiento de ajo o limón, untar pomadas o ungüentos en lesiones por piquetes o mordeduras de animales ponzoñosos, como serpientes, arañas o alacranes, no solo son nulos e ineficaces, sino que retrasan la atención, el diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado de los pacientes.

Patricia Escalante, del Centro Toxicológico del Hospital Juárez de México, recomendó acudir lo más pronto posible a los servicios de emergencia ya que cualquier retraso podría complicarse y provocar la amputación de la extremidad afectada e, incluso, causar la muerte.

Cada año, especialmente durante la temporada de calor, se atienden, aproximadamente, 220 casos de envenenamiento en el Centro Toxicológico, la mayor parte de los pacientes son varones en edades productivas, dedicados a las labores de jardinería o la industria de la construcción

La especialista explicó que el Centro Toxicológico del HJM fue abierto en 2007, año en el que se registraron 27 casos: 15 adultos y 12 pediátricos. Actualmente es un centro de referencia de pacientes de otros estados, ya que aquí se les brinda tratamiento de Faboterapia.