El Bosque de Chapultepec se renueva para disfrute de los capitalinos y visitantes, con la Fuente de Xochipilli y el Paseo de los Compositores, considerado el eje más importante del circuito interno de la Segunda Sección del bosque.

“Es una nueva vista, es algo que no teníamos y que ahora la ciudad puede mostrar con orgullo”, dijo el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, al reinaugurar la zona que contó con una inversión de 85 millones de pesos.

“Esto es de clase mundial, esto es algo que nos debe llenar de orgullo”, agregó.

Señaló que el proyecto de restauración de este circuito, con 650 metros de longitud, forma parte del Plan Maestro de la Segunda Sección que se lleva a cabo junto con el Fideicomiso Probosque de Chapultepec y el Consejo Rector Ciudadano del Bosque.

“Es la primera vez que el Fideicomiso del Bosque de Chapultepec recibe una aportación internacional, creyendo en el trabajo que se realiza aquí y en la inversión que se realiza en la Ciudad de México”, subrayó.

El mandatario capitalino recalcó el carácter ecológico de las acciones realizadas, como la fuente tipo “vortex”, que recolecta agua para alimentar al Lago de Chapultepec, así como para el riego de la fauna del bosque.

“Es totalmente sustentable, se está haciendo un manejo sustancial del agua, estamos haciendo también un ahorro sustancial y una recuperación medioambiental muy importante”, destacó.

Por su parte, el presidente del Fideicomiso Probosque de Chapultepec, Juan Ignacio Casanueva Pérez, agradeció el apoyo del Gobierno de la Ciudad de México y de las fundaciones, en la recuperación de este espacio.

“Es un orgullo estar involucrado en este tipo de obras y regresar a la ciudad, a la gente y a la sociedad, estos espacios tan importantes”, afirmó.

El Paseo de los Compositores evoca, a través de diversos bustos, a varios de los máximos exponentes que han legado una herencia rítmica, lírica  y folclórica a la historia de la música mexicana, como Silvestre Revueltas, Agustín Lara, Juventino Rosas, José Alfredo Jiménez, Javier Solís, Guty Cárdenas y Alberto Domínguez, entre otros.

Por su parte, la Fuente de Xochipilli es una obra construida por el arquitecto Leónides Guadarrama en 1964, hace referencia a la arquitectura mexicana nacionalista de la primera mitad del siglo XX y rescata rasgos inspirados en la arquitectura Tenochca, cuya plástica utiliza el tablero sobre talud, además de otros elementos esenciales de su cosmovisión, como las cabezas de Caballeros Águila.

La rehabilitación incluyó la creación de dos plazas con fuentes de juego que saltan hasta  20 metros. También se colocaron 165 fuentes de juego a lo largo de todo el paseo, se recuperaron alrededor de siete mil 500 metros cuadrados de áreas verdes; se realizó saneamiento forestal en una zona de tres mil 700 metros cuadrados; se plantaron 145 árboles y nueve mil agapantos; se colocaron tres mil metros cuadrados de pasto y se incorporaron 108 piezas de celdas solares.

También se instalaron 28 bancas y 101 postes de iluminación LED, se restauraron 10 bustos de compositores y se acondicionaron más de 10 mil 600 metros cuadrados para zonas de accesibilidad universal e incluyente.