Fatiga y poca resistencia al ejercicio físico son síntomas principales, que a veces pasan desapercibidos porque se consideran normales dentro del periodo de gestación, pero en México, la prevalencia de mujeres embarazadas con anemia es de casi 18%, enfermedad que aumenta el riesgo de tener un parto antes de término

Otilia Perichart, nutrióloga e investigadora en Ciencias Médicas del Instituto Nacional de Perinatología, consideró que durante esta etapa, las embarazadas deben tener una alimentación que cubra las necesidades energéticas para evitar el riesgo de desnutrición.

Durante la gestación, la cantidad de sangre en el cuerpo de la mujer aumenta hasta un 50% más de lo usual, por lo que es necesario consumir hierro en cantidades adecuadas, vitaminas y ácido fólico para prevenir defectos del tubo neural.