En Bélgica, los ministros de Justicia, Koen Geens, y del Interior, Jan Jambon, presentaron su renuncia por las fallas de inteligencia en el plan antiterrorista luego de los atentados registrados el pasado martes.

imagen-sin-titulo

El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, rechazó la dimisión al considerar que no puede prescindir de ambos, dos días después de los ataques y antes de una reunión de urgencia entre los titulares del Interior de toda la Unión Europea.

La crisis en el gobierno de Bélgica se originó por la acusación de Turquía sobre las autoridades belgas, quienes ignoraron sus advertencias con respecto al riesgo que representaba uno de los terroristas suicidas del aeropuerto internacional de Zaventem, Ibrahim El Bakraoui, quien fue deportado hacia Holanda en julio de 2015 y reenviado a Bélgica, su país de origen.