De acuerdo con investigadores de la UAM,  no hay razón biológica que justifique el horario de verano.

Aunque se ha insistido que las razones son económicas, los especialistas señalan que tampoco son muy claras.

El especialista en transtornos del sueño Raúl Aguilar, quien también es investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, recomienda que cuando se lleve acabo el cambio al horario de verano, las personas duerman a la misma hora mientras su cuerpo asimila los nuevos horarios.

“Los primeros días va a ser prácticamente imposible que conciliemos el sueño una hora antes, es más; yo les recomiendo a todos que no lo intenten, váyanse a dormir una hora más tarde”

Raúl Aguilar, explica que aunque se puede despertar una hora antes con la ayuda de despertadores, no se puede voluntariamente iniciar el sueño una hora antes porque eso está coordinado a través de un mecanismo de medición del tiempo con relación al día y la noche, conocido como ritmo circadiano.