pastor

Un pastor de Sudáfrica quiso demostrar el poder de Dios a través de un milagro, pero lo único que consiguió fue matar a una chica aplastándola con una pesada bocina.

Lethebo Rabalago congregó a un grupo de fieles en una iglesia para demostrar que si Jesús pudo caminar sobre las aguas, él también podría hacer algo gracias a su fe; por lo que además del peso del altavoz, se subió durante 5 minutos, ocasionando el desmayo de la víctima.

La creyente fue hospitalizada y más tarde murió a causa de heridas en los pulmones, ya que su cuerpo no resistió tanto peso.

Por si fuera poco, el asesino, escudado en la palabra de Dios, culpó a la mujer de morir por falta de fe y no soportar una tarea tan sencilla como aguantar el peso de él y del aparato.