En la mayoría de los casos, la población conserva los medicamentos caducos o los tira al drenaje o basura doméstica, mezclándose con otros desechos. Sin embargo, desconocen que cuando los fármacos que terminaron su caducidad son considerados residuos peligrosos sujetos a un manejo especial

“son unos depósitos especiales donde una vez que el medicamento cae, ya no se puede volver a sacar y nuestro operador está obligado a sacar la bolsa, sellarla inmediatamente, pesarla en presencia del encargado de la farmacia, eso evita que haya fuga de medicamentos y estos medicamentos se van a destruir por calor, o sea se va a meter por combustibles en los hornos de las empresas de cemento, en hornos gigantescos para que este producto se destruya”
Así lo dijo, José Antonio Aedo, director general del Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos A.C