Debes proteger tu equipo y datos ante robo o extravío

robomovil

Si has sido víctima del robo o extravío de tu teléfono celular, corres el riesgo de que tu información personal, contraseñas, lista de contactos y crédito, puedan caer en manos criminales y puedan hacer mal uso de ellas. Aunque resulte imposible recuperar el equipo, es posible proteger y hasta recuperar estos datos, siguiendo algunos consejos inmediatamente después de notar que ya no tienes tu teléfono.

El primer paso es deshabilitar la tarjeta SIM del celular, para evitar que nadie pueda utilizar tu número telefónico y puedas recuperarlo posteriormente. Para ello bastará con ponerte en contacto con el servicio de atención al cliente de tu operador, te identifiques y denuncies el robo o extravío. También es recomendable que proporciones el código de identidad del teléfono, el IMEI, para bloquear el aparato y no pueda ser usado con otra tarjeta SIM.

También es importante bloquear por completo el acceso a tu teléfono. Si tu equipo cuenta con sistema operativo Android, puedes acceder al Administrador de Dispositivos de Google (Android Device Manager) para deshabilitarlo y hasta borrar la información contenida en él. Esta función puede ser utilizada incluso para ubicar el equipo y hacerlo sonar, para que lo puedas hallar si lo has extraviado en tu casa u oficina.

Si tienes un dispositivo Apple, ya sea iPhone, iPad o iPod Touch, puedes usar la función Find My Phone, el cual trabaja de manera similar a la aplicación de Android, además de contar con una función de Modo Perdido, para bloquear de manera remota el acceso al equipo. Esta modalidad también desactiva información importante, como las tarjetas de crédito dadas de alta en Apple Pay, el crédito disponible en iTunes y AppStore, así como los archivos contenidos en iCloud.

Sin embargo, para que estas funciones de localización y bloqueo de ambas plataformas trabajen, es necesario dar de alta tus equipos móviles en Android o Apple, según corresponda, y tenerlas activadas en los aparatos. Así la próxima vez que el dispositivo se conecte a internet, vía wi-fi o a través de datos móviles, la protección comenzará a funcionar.

También existen “programas de rastreo”, diseñados por terceros, los cuales ayudan a localizar dispositivos perdidos, hacen copias de seguridad de tus contenidos para guardarlos en la nube y que hasta son capaces de grabar y hacer fotos al ladrón. Algunas herramientas interesantes son: Lookout, TrustGo Antivirus & Mobile Security o Wheres my Droid.

Independientemente si sufres la pérdida o robo de tu celular o tableta, es recomendable cambiar todas las contraseñas de acceso a los servicios y aplicaciones que hayas tenido en tu dispositivo. Así puedes proteger el acceso a tu correo electrónico, cuentas de Facebook, Twitter, Instagram, etcétera. Esta medida es de hecho recomendable realizarla con periodicidad, independientemente de que pierdas tu equipo móvil.

Finalmente, si no tienes más remedio que reemplazar el celular, podrás recuperar tu información si es que bloqueaste oportunamente el acceso a tu equipo anterior y realizaste alguna copia de seguridad.