En una contrarréplica a la comunidad LGBTTTI que publicó la Arquidiócesis de México en el Diario desde la Fe, refutó los argumentos que este movimiento ha difundido. En primer lugar, los consideró de manera implícita como enfermos mentales así como responsables de propagar enfermedades de transmisión sexual.

Señaló, además, que los niños que crecen en hogares homoparentales desarrollan problemas de autoestima y salud mental, y que existe un mayor riesgo de que los menores sean abusados sexualmente. Y además añade que el matrimonio igualitario sí afecta a las familias tradicionales, pues fomenta el estilo de vida gay, además de que se intenta influir en la orientación sexual. Asimismo, destacó el documento, que los matrimonios entre personas de un mismo sexo son inestables.

Al final dicen que ‘exigen al semanario Desde la Fe y a toda la jerarquía católica a detener su campaña de odio y blasfemia’. Pero, la Arquidiócesis, aclaró que ni uno ni otra han realizado campaña de odio ni han proferido blasfemias, así que no pueden detener lo que no existe.