La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), realizó 88 visitas a empresas que generan o usan Compuestos Orgánicos Volátiles como solventes, pinturas, benceno, entre otros.

La PROFEPA verificó que estas empresas cumplieran con una reducción de actividades de  entre 30 y 40 por ciento, como una  obligación ambiental que adquieren al declararse una contingencia ambiental.

La dependencia federal explicó que las empresas que no hayan cumplido con sus obligaciones ambientales, podrían imponerse además de la clausura, sanciones de hasta 50,000 días de salario mínimo, por cada violación a la Ley que se detecte y las que prevé la legislación ambiental vigente.