Debido a que comercializo 1,087 vehículos que no contaban con la certificación ambiental correspondiente la PROFEPA multo con 2 millones y medios de pesos a la automotriz Toyota.

A través de un comunicado se señala que la multa se impuso por no haber obtenido 2 Certificados de Cumplimiento Ambiental antes de importar y/o comercializar en el territorio nacional los modelos nuevos año 2015 y 2016.

Cabe señalar que dichos certificados son un documento de validez oficial por medio del cual se hace constar que los vehículos y motores nuevos que la industria automotriz fabrica e importa para su comercialización, en el territorio cumplen, con los límites máximos permisibles de emisión de gases y de ruido, establecidos en las Normas Oficiales Mexicanas.