A pesar de que las concesionarias de automóviles y motocicletas saben que tienen por obligación comercializar unidades que cuenten con las normas ambientales vigentes entre otras cosas, las multas para este sector no ceden.

Ahora fue Honda quien recibió una  multa de 13 millones de pesos por parte de la PROFEPA, al haber importado y vendido 87,420 motocicletas, durante los años 2015 y 2016, sin contar con 26 Certificados de Cumplimiento Ambiental.

Cabe señalar que el monto de la sanción se estableció a partir de los criterios que establece la Ley, entre ellos, la capacidad económica del infractor, el beneficio económico que obtiene por la irregularidad, la gravedad de las infracciones y la intencionalidad.