Se realizó el primer debate entre los candidatos a la presidencia de Estado Unidos, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.

trump__clinton-2-701x482

Frente a una audiencia calculada por los organizadores como la mayor para un debate presidencial en la historia de Estados Unidos, Clinton intentó destacar sus propuestas para impulsar la economía y mejorar las relaciones entre la comunidades en Estados Unidos.

También tuvo tiempo para atacar a Trump, de quien expresó que “vive en su propia realidad”, e insinuó que ella sí está preparada para ser presidenta.

Clinton calificó la propuesta económica y fiscal de Trump como un sistema de goteo para los menos favorecidos en Estados Unidos.

Por otro lado, la estrategia de Trump fue tratar de mostrar a su rival demócrata como una política tradicional que no será lo suficientemente firme contra el crimen o contra el terrorismo internacional, ni defenderá los empleos nacionales.

El republicano se refirió a los acuerdos comerciales de Estados Unidos como la razón por la que la industria de la manufactura pierde empleos en el país.

Trump tampoco dejó pasar la oportunidad de señalar a los dos culpables de la crisis comercial por la que de acuerdo con su análisis atraviesa Estados Unidos: México y China.