Para la presidenta Nacional de la Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina, Rocío Miranda Pérez, el recorte al gasto programable del Gobierno Federal por más de 239 mil millones de pesos lleva al campo, en 2017, a la “catástrofe” y manda a más de 3.5 millones de pequeños productores al “inframundo”.

Asimismo, calificó como inaceptable que el Programa a Pequeños Productores tenga, para 2017, una reducción superior al 46% y pueda quedar en poco más de 3 mil millones de pesos. Esto luego de la reducción presupuestal en 6 de 9 programas prioritarios de Sagarpa así como la quita respectiva a 5 programas de Sedesol y la baja en un 50% al presupuesto de la CDI evidencian “que no existe inclusión social” en dicho presupuesto como lo asegura el Secretario de Hacienda, José Antonio Meade.

Por ello, hizo un llamado al Poder Legislativo a revertir este presupuesto “antisocial” y darle un carácter social donde se rescate de la quiebra al agro nacional.

Y es que, continuó, Sagarpa es otra muestra del impacto que se espera en el medio rural con una reducción presupuestal superior a los 5 mil millones de pesos en 6 de sus 9 programas prioritarios y los cuales sólo dañan a los pequeños y medianos productores.