La puesta en marcha de la Reforma Energética ha permitido que empresas privadas logren llevar a cabo importaciones directas de Gas L.P. que antes realizaba Pemex para atender cerca del 30% de la demanda nacional, lo que habla de que el país ya tiene una oferta de diferentes proveedores con precios variados.

Así lo manifestó Octavio Pérez Salazar, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas), quien aseguró que este hecho es una muestra del éxito de la reforma.

El líder de los gaseros aseguro que los precios del Gas L.P. ya han disminuido en varias ciudades y regiones del país, lo que ha permitido que los consumidores de gran volumen del energético, que lo utilizan en México para producir bienes de consumo indispensables y proporcionar servicos básicos para la población, tales como la floreciente agroindustria de los invernaderos, las tortillerías, los restaurantes, los hoteles y las cadenas comerciales, ya reciban descuentos sobre le precio máximo autorizado mayores al 10 por ciento.