Tras el asesinato del perredista Demetrio Saldívar, ocurrido en Guerrero, la presidenta nacional del PRD, Alejandra Barrales, convocó a una reunión urgente con el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

El objetivo es exigir justicia por este hecho, además de solicitar que sea el gobierno federal quien tome el control total de la seguridad en la entidad.

“Que haya justicia, que el tema no quede impune. Y lo otro es lograr la intervención del estado para que tome el control de la seguridad.”

En entrevista, la dirigente del sol azteca aseguró que Saldívar era conocido como un hombre honesto por lo que negó su implicación con el crimen organizado.

“De ninguna manera podría vincularse con ninguna organización delictiva ni mucho menos.”