El presidente del Consejo Nacional del PRD, Ángel Ávila, urgió a la Secretaría de Gobernación a hacer cumplir la ley para detener lo que llaman una intromisión de la Iglesia Católica en temas de proselitismo político.

En un comunicado, el perredista explicó que la injerencia de la Jerarquía Católica violenta el artículo 130 constitucional que establece que ninguna religión, ni creencia religiosa puede influir sobre la política.

Y es que advirtió que el cardenal Norberto Rivera y la Arquidiócesis de México están descalificando las reformas que se han hecho en algunos estados e incluso la propia propuesta del presidente Enrique Peña Nieto para legalizar el matrimonio igualitario.

Por último llamó al presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza a no echarse para atrás en el impulso de dicha reforma y dejar de ver el tema de los matrimonios igualitarios como parte de una agenda electoral.