Para el PRD, el asesinato de Ambrosio Soto, alcalde del municipio de Pungarabato, Guerrero, marca un mal precedente de que las denuncias no son escuchadas y ponen en riesgo a otro presidentes municipales.

En conferencia de prensa, la presidenta del instituto político, Alejandra Barrales, reprobó además las declaraciones del gobernador de la entidad, sobre el caso.

“Queremos reprobar las afirmaciones que ha hecho el gobernador Astudillo, afirmaciones irresponsables que señalan prácticamente que nuestro compañero fue responsable de su deceso por estar transitando a deshoras. Nos parece que eso en voz de un gobernador es muy peligroso.”

La dirigente perredista anunció que ha solicitado una reunión con el secretario de gobernación para atender la situación de los alcaldes que se encuentran amenazados.