Como un paro técnico de labores y no como una huelga define la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje la suspensión de labores los días 1 y 2 de abril, en la Planta Civac de la empresa Nissan Mexicana, en el estado de Morelos.

La instancia asegura que no es la autoridad quien lo ha determinado, ni tampoco obedece a un propósito de aferrarse a una estadística de cero huelgas.

Cabe resaltar que el pasado viernes, trabajadores de la planta iniciaron una paro ante la negativa de directivos de otorgarles un incremento salarial del 5 por ciento, así como la creación de 800 nuevas plazas.

Andrés Lozano Rojas, secretario General del Sindicato Independiente de Trabajadores de Nissan, informó que el acuerdo al que llegaron las partes, implica un incremento salarial del 4% al tabulador de los tres mil 891 trabajadores sindicalizados.