En Inglaterra, un policía rompió la ventanilla de un auto para rescatar a una muñeca que tenía el aspecto de un bebé.

De acuerdo con medios locales, la policía de la población de Keene respondió a la denuncia de que había un menor dentro de un vehículo en el estacionamiento de un centro comercial y a altas temperaturas.

El teniente Jason Short rompió la ventanilla con su bastón, y dijo que creyó que adentro de la unidad se encontraba un bebé sin vida, y al intentar revivirlo boca a boca se percató que se trataba de una muñeca.

Al parecer la muñeca pertenece a una mujer de Vermont que las colecciona para poder afrontar la muerte de su hijo, misma que exigió a la policía que se le pagara la ventanilla rota.