Actualmente 5 de cada diez mujeres encarceladas por delitos federales en nuestro país, enfrentan acusaciones relacionadas con narcotráfico, y en su mayoría son madres de familia, de escasos recursos, sin educación ni antecedentes penales.

La organización “Equis, Justicia para las mujeres” considera necesario modificar el marco legal y de castigo, para tener consideraciones con aquellas infractoras que muchas veces son manipuladas y utilizadas por el crimen organizado.

Su directora, Ana Pecova destacó que estas mujeres suelen “ser reclutadas por su pareja, por algún miembro familiar, y ven en los delitos de droga, una manera se percibir ganancias que les permiten cumplir con su rol de cuidadoras”.

En el documento “Propuestas de Reformas Legislativas y de Políticas Públicas para casos de mujeres encarceladas por delitos de eroga en México”, se propone: aplicar medidas alternativas de prisión y revisión de la proporcionalidad de las penas, crear protocolos policiales de detención y arresto que salvaguarde el interés superior de los hijos de la detenida, así como su custodia.

Al Poder Judicial se le pide aplicar el enfoque de género en las sentencias, y a las autoridades penitenciarias, les solicitan capacitar su personal, para tomar en cuenta los intereses y necesidades de las internas.