perro

Hoy te traemos la historia de “Rubio”, un perro que estuvo seis meses afuera de un hotel en Buenos Aires, Argentina, esperando por una azafata quien lo terminó adoptado y se lo llevó a vivir a Alemania.

Todo comenzó cuando un día, Olivia Sievers, una azafata alemana se encontró con un perro callejero al que le dio comida y le dedicó unos minutos de su tiempo. Desde ese momento, cada que Rubio veía a la azafata, simplemente no se le despegaba.

En su ausencia, “Rubio” se pasaba los días afuera del hotel, esperando a la mujer. Cada que Olivia visitaba Argentina, se encontraba que el perro permanecía fiel en la puerta del hotel, esperándola. Así pasaron seis meses.

Por su profesión, Olivia no podía estar siempre con el fiel perro callejero, por lo que decidió contactar con la organización “Mascotas Puerto Madero Adopciones Responsables”, para que cuidara del canino mientras ella no estaba.

Pero fue imposible: el perro escapó y se fue al Hotel Hilton para esperar a Olivia.

Ya no podían esperar. Fue entonces cuando Olivia decidió adoptarlo y llevarlo consigo a Alemania.