Si pensábamos que la comida exótica sólo se limitaba a los Alacranes, Tarántulas, Cigarras y Murciélagos entre otras especies animales, fritos en aceite condimentado, los chinos siguen sorprendiéndonos porque ahora están a la venta golosinas exóticas.

Al visitar una tienda de dulces, pudimos observar que venden Trozos de Cerdo, Trocitos de Bambú y Alitas de Pollo acaramelados, los cuales están sellados al vacío, exhibidos junto a los dulces tradicionales, y aunque su aspecto no es muy llamativo a la vista, los mexicanos que los probaron aseguran que tienen buen sabor.

Otras monerías de golosinas exóticas que venden para gustos más refinados son los Chicharrones de Calamar, y unas bolsitas que contienen pequeños bichos de color café, los cuales por cuestión del idioma nunca nos aclararon si se trataba de chapulines, de cucarachas o de otro bicho rastrero.