Las personas divorciadas se pueden volver a casar para tener acceso a la comunión de acuerdo con las circunstancias, pero el matrimonio entre homosexuales es inaceptable.

papa-francisco

Así lo reitera una exhortación publicada este viernes por el Papa Francisco, la cual lleva por título “La alegría del amor” y donde se aborda el tema de la familia, sus retos y problemáticas.

En el capítulo más extenso se habla del tratamiento de la Iglesia con las situaciones irregulares de la familia, como los divorciados vueltos a casar.

En este sentido, se afirma que “a las personas divorciadas que viven en una nueva unión es importante hacerles sentir que son parte de la Iglesia, que ‘no están excomulgadas’ y no son tratadas como tales”.

Con respecto a las familias que cuentan con un miembro homosexual, asegura que se trata de una experiencia nada fácil ni para los padres ni para los hijos, y reitera que toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad.

Al referirse a la unión entre un varón y una mujer detalla que cumple una función plena y rechaza cualquier equiparación entre las parejas formadas por personas del mismo sexo y el matrimonio cristiano.