El Papa Francisco se cayó durante la misa multitudinaria que celebró en el santuario de Jasna Gora, al norte de Cracovia, Polonia… Inmediatamente el pontífice se reincorporó y continuó la liturgia.

La caída causó incertidumbre entre los fieles y las autoridades polacas que estaban ubicadas a pocos metros del Papa Francisco, entre ellos el presidente Andrzej Duda y la primera ministra Beata Szydlo.

Por otras parte en su visita al santuario de la virgen patrona de Polonia, el Papa advirtió de la atracción por el poder, la grandeza y la visibilidad, deseos “trágicamente humanos” y “grandes tentaciones que buscan infiltrarse por doquier”.