El Papa Francisco condenó el ataque terrorista que se registró en el aeropuerto de Estambul y donde 41 personas perdieron la vida.

El Pontífice calificó los hechos como un “feroz” ataque terrorista y pidió a los fieles rezar “por las víctimas, por sus familiares y por el querido pueblo turco”.

También pidió la conversión de los corazones violentos para después sumirse en la oración en silencio.