No existe claridad sobre el objetivo que perseguía la policía el 19 de junio en Nochixtlán, ya que logró desbloquear la autopista en unos minutos, sin embargo continuó con incursiones hacia la zona urbana, así lo destacó el defensor de derechos humanos del pueblo de Oaxaca, Arturo Peimbert Calvo.

Durante una reunión con legisladores de la Comisión de Seguimiento a los hechos ocurridos en Noxchixtlán, aseguró que por orden policíaca no se ofreció atención médica a heridos, hecho que se tiene documentado, y denunció que se le ha negado el acceso a información por parte de la Fiscalía de Oaxaca.

“Textualmente el documento dice que la policía les pidió que se le negara atención médica a maestros y civiles, eso nos parece muy grave”, apuntó Peimbert Calvo.

Además pidió a diputados y senadores impulsen un acuerdo para que se logre el reembolso de gastos a afectados, que han quedado endeudas de por vida para solventar gastos funerarios.

También refirió que según versiones de testigos, pudieron existir policías vestidos de civil infiltrados en la manifestación, ya que la gente reconoce a algunos de estos elementos presentes el día de los hechos, quienes en días previos se trasladaban en camiones de la Policía Federal.

Detalló que ese organismo de protección de derechos humanos contabiliza 198 heridos, 84 de ellos por bala, de los cuales 155 son civiles, 43 policías y 8 personas fallecidas.