Tras el asesinato del periodista Pedro Tamayo, en Tierra Blanca, Veracruz, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) en México hizo un llamado a las autoridades a realizar una investigación pronta, efectiva e imparcial de los hechos, que permita juzgar y sancionar a los responsables, así como reparar adecuadamente a los familiares de la víctima.

Media tan comunicado, el representante del organismo internacional, Jan Jarab, expresó que “ningún ataque contra periodistas ni trabajadores de los medios de comunicación, incluyendo medios independientes, comunitarios o de cualquier otro tipo, debe quedar impune y que toda agresión debe ser investigada de manera efectiva y exhaustiva sin descartar ninguna línea de investigación, particularmente aquella que pueda estar ligada a la labor periodística.”

En este sentido, la Oficina saluda que la CNDH haya atraído el caso para su investigación.