Los hechos violentos ocurridos ayer Comitán, Chiapas, en agravio de maestros que se oponen al paro de la CNTE, quienes fueron rapados y obligados a caminar más de un kilómetro descalzos con carteles que los señalaban como traidores a la patria, deben ser condenados, investigados y sancionados, advirtió el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos Luis Raúl González Pérez.

“Reprobamos cualquier hecho de violencia y cualquier hecho de vejación como fue este así, es reprobable que le haya pasado esto a personas que están cumpliendo con su trabajo y por eso pedimos que se investigue, que se sancione y que no haya impunidad.”

Al participar en el Foro Mundial por los Derechos de la Madre Tierra, el Ombudsman Nacional aseguró que ante la amenaza de los maestros de la CNTE de tomar el aeropuerto de la Cuidad de México, cualquier exigencia o protesta social no puede ser atentando a los derechos de terceros.