El nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México no es una obra faraónica.

Esto lo dijo el secretario de Comunicaciones y Transportes en la comparecencia en la Cámara de Senadores, que se prolongó por 6 horas.

Recordó que para el nuevo aeropuerto se tienen contempladas seis pistas, aunque por lo pronto se trabaja en un proyecto para dos pistas de aterrizaje y despegues simultáneos, con lo cual se duplica la capacidad del actual aeropuerto. En esta primera etapa se pretende atender a 70 mil pasajeros.

Gerardo Ruíz asegura que el aeropuerto que se encuentra en la delegación Venustiano Carranza, vio superada su capacidad de atención desde hace 25 años y desde ese tiempo, se ha intentado construir el nuevo espacio que proyecta atender dentro de 20 y 30 años a 120 millones de usuarios.

El compromiso de esta administración, explicó, es la construcción de la parte de afuera para que en el siguiente sexenio de termine la obra por dentro.