Luego de que se revelara que la renuncia de Enrique Ochoa Reza a la dirección de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) fue millonaria al recibir una liquidación de un millón 206 mil 271 pesos, el ahora líder del PRI Nacional, afirmó que no recibió trato preferencial alguno. Y que su lucha frontal en contra de la corrupción y la impunidad ha afectado intereses de muchos políticos, que dijo, van a intentar detenerlo.

En un comunicado, destacó que “no haya dudas, señalaremos los casos de corrupción sin ningún distingo partidista. A los que tratan de detenernos les digo que: en lugar de filtrar documentos para contar una historia falsa, los reto a que den la cara y debatamos sobre cómo vamos a resolver los problemas de corrupción e impunidad. Por el bien de México, no nos vamos a detener, ni nos vamos a dejar intimidar”.

En su posicionamiento, Ochoa Reza, reconoció que inició “una lucha frontal contra la corrupción y la impunidad en todo el país, sabiendo que esta tarea no sería fácil”.

“Aquí estoy y les digo de frente: el que nada debe, nada teme”.

“Para mí la transparencia es un proceso natural con el que convivo a diario y que estoy dispuesto a seguir defendiéndolo por el bien del país. Lo he dicho en otras ocasiones y hoy lo reitero, México tiene que cambiar”, aclaró el líder del tricolor