Para evitar enfermedades gastrointestinales en esta época de calor, la Secretaría de Salud capitalina, lanza algunas recomendaciones para el consumo de pescados y mariscos en la temporada de cuaresma.

La carne de pescado debe ser firme y no debe sumirse al oprimirlo, con un olor agradable y fresco; las escamas tienen que estar bien adheridas, las agallas deben ser de color rosado o rojizo; y los ojos deben estar saltones, brillantes y transparentes.

Si el consumidor detecta en los pescados y mariscos ojos hundidos y pupilas grises; agallas cafés o amarillentas; que la carne es blanda y sin consistencia, se debe descartar su adquisición y consumo.

Dichos alimentos deben consumirse en establecimientos que cuenten con óptimas medidas de higiene.

Los vendedores de productos del mar, deben lavarse las manos con agua y jabón antes de comenzar a manipular cualquier alimento, o cuando se cambie de actividad; tienen que usar cubre bocas, así como delantal y proteger el cabello con una red.

No deberán utilizar anillos, pulseras, o cualquier tipo de joyería mientras se manipulan alimentos; limpiar y desinfectar el área de servicio; usar trapos de cocina distintos, uno para secar y otro para limpiar.

Lavar y desinfectar todos los utensilios, el agua que se utilice para lavar, deberá ser potable y corriente, porque su efecto de arrastre disminuye la presencia de contaminantes.

De acuerdo con la secretaría, la Agencia de Protección Sanitaria realiza de manera permanente operativos de verificación sanitaria en más de 300 mercados que existen la ciudad, así como en establecimientos dedicados a la preparación y venta de pescados y mariscos.

Durante la temporada de Cuaresma se intensifican las acciones, para ello se realizan análisis de muestras de alimentos de mar crudos y cocidos, para verificar el estado de conservación y detectar aquellos lugares que no cuentan con las medidas básicas de higiene.

Las muestras son trasladadas al laboratorio de Análisis de Riesgos, ubicado en el Hospital de Especialidades Dr. Belisario Domínguez, para identificar la presencia de microorganismos patógenos e indicadores de higiene, y de ser el caso, incautar los alimentos contaminados y evitar que la población los consuma. Hasta el momento no se han detectado indicadores de alerta.

Asimismo, personal de la Agencia de Protección Sanitaria distribuye información por medio de carteles y volantes donde se explican recomendaciones de cómo identificar que los productos se encuentran en buen estado de conservación.

En caso de presentar síntomas de enfermedad gastrointestinal como diarrea y vómito, la población puede comunicarse a la Línea de la Salud, Medicina a Distancia 5132 0909 o acudir de inmediato al Centro de Salud más cercano y evitar auto medicarse.