Los niños cuyos padres tienen mayor poder adquisitivo pueden presentar mayores retrasos en materia de alfabetización y conocimiento numérico que los de la clase media, de acuerdo a Antonio Rizzoli Córdova, Jede de Unidad de Investigación en Neurodesarrollo del Hospital Infantil de México, con base en un estudio realizado por el Instituto de Salud Pública.

En conferencia de prensa para anunciar el Primer Curso Taller de Pediatría del Desarrollo Infantil, Rizzoli Córdova, detalló que “los más pobres están en 15, el segundo cuartil está en 25, después el tercero está en 27.5, el cuarto que es el de alto nivel de ingreso con 32 y cae a 21.9 que es menos de lo del segundo quinto más pobre de la población, los que tienen el nivel socioeconómico más alto”.

Con lo que se demuestra, dijo, “que a veces descuidamos a las personas de la clase socioeconómica más alta, ellas creen que por tener el recurso económico ya no tienen problemas”.

“Las personas que tienen mayor poder adquisitivo pueden tener más problemas de alfabetización y de conocimientos numéricos, comparado con personas de menor ingreso o comparado con la clase media que se esfuerza más por darles más herramientas a sus hijos”, señaló.

Por otra parte, alertó que el uso de las nuevas tecnologías ha generado de un 10 a 20 por ciento en niños menores de seis años retrasos en su desarrollo en tres áreas: de lenguaje, conocimiento cognitivo y de interación social.

“Las tres áreas más afectadas son lenguaje en especial a los dos años los niños no están hablando, la otra es conocimiento cognitivo que termina impactando en la prueba pisa que tenemos un 40% de aprobación en matemáticas y español en menores de 15 años y el otro tiene que ver con interacción tanto con adultos como con pares y es que el 20% de los niños que tienen un desarrollo normal tienen problemas de interacción con los adultos porque los sobreprotegemos y los consentimos”, afirmó Antonio Rizzoli Córdova, Jede de Unidad de Investigación en Neurodesarrollo del Hospital Infantil de México.