Niños en escuelas del puerto de Acapulco, dicen ser familiares de integrantes del crimen organizado e intimidan a sus compañeros durante el recreo para quitarles dinero o en otros casos obligarlos a realizar acciones en contra de su voluntad, dio a conocer la Comisión de Derechos Humanos de Guerrero.

También explicó que esta conducta, no se denuncia debido al miedo que viven maestros, alumnos, directores y padres de familia, por lo que no se ha podido generar cifras, sin embargo, se ha logrado detectar mayor incidencia de niños que realizan cobro de piso.

De acuerdo con la Comisión, el puerto de Acapulco, es un sitio donde la violencia comienza a llegar a los niños como una cultura y forma de vida.