silbato

Anthony, un niño de 11 años, accidentalmente se tragó el silbato de un juguete de su perro.

Ahora, cada vez que intentaba respirar, el niño emitía un pitido porque su garganta apretaba el silbato.

Un susto que podría haber acabado peor, pero que su madre, ya tranquila en la sala de urgencias, documentó con un vídeo que se ha hecho viral en Internet.

Checa el video de Anthony