Si bien el impuesto a la bebidas azucaradas logró que se disminuyera en México su consumo, es necesario continuar avanzando en la materia incrementando en 2 pesos más el costo del litro de refresco, ya que de acuerdo a un estudio de la Universidad de Harvard, nuestros país ocupa la tasa más alta de muertes relacionadas con el consumo de dicho producto.

Aseguró, Michael Jacobson miembro del Centro para la Ciencia en el Interés Público con sede en Washington, quien considero necesario que el dinero recaudado se utilice de la siguiente manera

AUDIO “Utilizar los ingresos de ese impuesto para financiar los programas de salud pública, como por ejemplo campañas de educación masiva para poder contrarrestar los mensajes que manda la industria”

Toda vez que es en los países en vías de desarrollo donde las refresqueras obtienen sus mayores ingresos y realizan las mayores inversiones en publicidad.