Si  se quiere mantener la fortaleza de las finanzas públicas del país, es necesario que en el 2017 se aplique un recorte al gasto público del 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto, lo que equivale a 300 mil millones de pesos.

Luis Foncerrada, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, explico que hay condiciones y espacio para recortar el gasto público en varias áreas de la administración pública federal y reduciendo el exceso de subsidios , esencialmente en programas asistencias que no han tenido un efecto favorable en disminuir la pobreza y desigualdad en el país.

En conferencia en donde se presentó un balance de la economía nacional y los retos que está enfrenta, el especialista, advirtió que de no aplicar dicho recorte se corre el riesgo de que el tipo de cambio pueda tener más volatilidad.

Por ultimo manifestó que para el 2017 el crecimiento de la economía difícilmente podrá rebasar el 2.5% a menos de que haya una reducción del gasto público que permita una fortaleza superior de la economía, mientras que mantuvo su estimación de crecimiento económico de 2.2 por ciento.