Es necesario que en México se cambien las políticas para la construcción de nuevos desarrollos habitacionales y oficinas, a fin de que no se pida un mínimo de cajones de estacionamientos sino que se ponga un tope máximo.

Al tiempo de cobrar una cuota por cajones adicionales para financiar nuevas rutas de transporte público, aseguró Bernardo Baranda, director para Latinoamérica del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo

AUDIO “Estamos hablando que tendríamos que añadir en los próximos años, tendríamos que tener 8.2 millones de nuevos cajones de estacionamientos si seguimos con la tendencia actual”

Por su parte Gabriela Alarcón, directora de desarrollo urbano del IMCO señaló que otra medida para desincentivar el uso del vehículo, es si los centros de trabajo tuvieran transporte que movilizará a sus empleados