Si bien los niveles de contaminación en el aire que se respira en la Ciudad de México y su zona metropolitana han mejorado desde los años 90 cuando se registraban de manera regular promedios superiores a los 200 puntos IMECA, es necesario tener medidas adicionales al hoy no circula para continuar mejorando en la materia.

Aseguró Roció Rodríguez integrante de la CAME, durante un seminario organizado por Embarq México, asociación dedicada a buscar políticas que reduzcan la contaminación, donde señaló que debido a la ubicación de la capital del país y su altura es más difícil que se dispersen los contaminantes de manera rápida.

AUDIO” Lo importante no es si regresamos a las precontigencias, lo importante es que niveles vamos a detonar alertas de protección a la salud y de la restricción de actividades que son precursoras de ozono”