Al celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente “Luchando contra el tráfico ilegal de vida silvestre”, la representante del programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Dolores Barrientos, convocó a los países a no sólo combatir el tráfico ilegal sino también el legal, y con ello, adoptar medidas como la prohibición de los zoológicos, aplicada por Costa Rica.

En conferencia de prensa, Dolores Barrientos, explicó que Costa Rica a invitado a su población a “pensar que la educación ambiental y el conocimiento de ese capital natural se puede hacer visitando las reservas naturales”.

En el caso de México, señaló, “tenemos reservas naturales muy variadas y extensas”, además de que también hay medios de comunicación, como el internet donde podemos observar en tiempo real especies traficadas como el quetzal o el jaguar en su habitad natural.

La especialista, explicó que el tráfico ilegal de vida silvestre representa que 350 millones de plantas y animales sean comercializados en el mercado negro a nivel mundial.

En el caso del tráfico de fauna, detalló, que tiene un valor mundial anual de entre 7 y 23 mil millones de dólares; en tanto que la tala ilegal vale de entre 30 mil a 100 mil millones de dólares al año.

Un estudio reciente, reveló que las cinco especies que se han incautado en Estados Unidos, son los caimanes, los caracoles rosados, iguanas, tortugas marinas y cocodrilos.

Informó que México cuenta con el 10 al 12 por ciento de la biodiversidad del mundo, en tanto que América Latina y el Caribe tiene el 50 por ciento.

Entre los factores que los países debieran adoptar para luchar en contra del tráfico ilegal de vida silvestre es reducir la demanda, impulsar un marco legal y jurídico reforzado, endurecer sanciones, fortalecer la gestión ambiental, denotar una mayor inversión y desarrollo en las zonas vulnerables, e impulsar apoyos tecnológicos.