De nueva cuenta Francia fue escenario de hechos violentos.

1469523416_957859_1469528801_noticia_fotograma

Un sacerdote de 84 años de edad, perdió la vida durante una toma de rehenes que se registró en una iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, en Normandía a 125 kilómetros de París.

Cinco personas se encontraban en el templo cuando los dos “terroristas que reivindicaron pertenecer al Estado Islámico”, ingresaron al lugar gritando “Dios es el más grande”.

Los rehenes fueron retenidos cerca de una hora, momento en el cual agentes del cuerpo de elite de la Brigada de Investigación e Intervención de la Policía, abatieron a los secuestradores cuando éstos salían de la iglesia.

Tres rehenes fueron liberados sanos y salvos y un cuarto, un feligrés, se encontraba entre la vida y la muerte.