El Instituto Perro, te da las siguientes recomendaciones para  que tu perro o gato no sufran por la contaminación.

Las medidas se deben basar en las recomendaciones que las autoridades han dado para todas las personas, esto incluye no realizar actividad física entre 11 de la mañana y 7 de la noche y evitar permanecer en exteriores por largos periodos de tiempo.

Procura que tu perro salga a hacer sus necesidades lo más rápido posible, que no se agite y que regrese de inmediato al interior de la casa.

Guarda sus platos de agua y de comida dentro de tu hogar para que no estén expuestos a los contaminantes y evitar que respiren el aire contaminado.

Y lo más importantes es recoger los desechos de tu mascota, ya que “la popó es una fuente de contaminación, y al secarse se pulveriza y vuela en el aire”.