A sus casi 25 años de edad murió Bantú, el gorila de tierras bajas occidentales del Zoológico de Chapultepec, que durante su traslado al Zoológico Guadalajara, murió por un paro cardiorrespiratorio.

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente capitalina, el  traslado se hizo de acuerdo a los protocolos médicos-veterinarios internacionales establecidos por la Asociación de Zoológicos y Acuarios de Estados Unidos, sin embargo el gorila presentó complicaciones y no se pudo salvar la vida a pesar de que en todo momento fue atendido por unos 20 médicos y técnicos especializados de ambos zoológicos.

Bantú era trasladado con el fin de formar una familia con las dos hembras residentes del Zoológico de Guadalajara.