Dolores Miguel Pérez tiene 45 años, nació en Oaxaca pero cuando tenía 9 años sufrió quemaduras por fuego directo que afectó su cara, cuello, tórax y brazos, hace dos años ingreso al Hospital Juárez de México y en el servicio de cirugía plástica y re constructiva le realizaron un injerto cutáneo en el cuello para permitir movilidad
image
“cuando estaba chiquita me cayo un candil, me quemo, como las heridas no sanaban, no podría cerrar la boca así con el cuello hasta abajo y no podía mover ya no hay dolor, desde los tres días que me pararon y me sentaron en reposet, yo sentí que algo me trono, yo dije ya se me quebró “