México dejó de ser un país de tránsito para convertirse en un lugar de refugio para migrantes sobre todo niños que viajan solos y es que de las 3400 solicitudes de asilo que se recibieron el año pasado, el 40% era de menores de edad, sobre todo de Honduras, El Salvador y Guatemala.

Quienes dejan sus países de origen debido a la violencia que se vive, causada principalmente por las pandillas aseguró Francesca Fontanini, Oficial de Información Pública de la  Agencia de la ONU para los refugiadas para las Américas.

AUDIO “México se está convirtiendo en un país de asilo, antes era un país de tránsito hacia los Estados Unidos, ahora más personas están pidiendo refugio, asilo acá”

Esto durante la inauguración de la exposición fotográfica “Niños de la paz” con la cual se busca hacer conciencia de los problemas y retos que enfrentan los menores al dejar su país y  a sus familias.